¿Por qué no nos alimentamos todo lo bien que deberíamos?

¿Por qué no nos alimentamos todo lo bien que deberíamos?

A pesar de vivir en uno de los países que más puede presumir de dieta, la tan alabada dieta mediterránea estudios médicos y nutricionales señalan que el número de niños y adolescentes con obesidad y sobrepeso cada vez es mayor.

 

Cómo puede ocurrir esto en un país donde podemos presumir de tener una de las mejores huertas de Europa, que somos la segunda potencia mundial en aceite de oliva u oro líquido y que contamos con algunos de los mejores cocineros del mundo. ¿Qué es lo que nos está fallando?

 

Antes en los hogares se dedicaba tiempo al arte culinario, tanto a realizar la compra como a la cocina. El ritmo de vida ha cambiado completamente, por una parte no tenemos tiempo para elaborar platos y por eso en muchas ocasiones se recurre a platos preparados o precocinados cuyo aporte calórico normalmente es mayor y por otra tampoco tenemos tiempo a realizar la compra. No todo el mundo y especialmente en las ciudades dispone del tiempo necesario para ir a comprar, ver el producto y elegir.

 

Por otra parte la adquisición de productos frescos diariamente supone un coste más elevado en nuestra cesta de la compra, coste que se incremente cuando no tenemos tiempo para comparar entre un centro comercial y otro y acudimos al que tenemos más cerca de casa, cargamos, pagamos y listo.

 

El consejo más importante que os podemos dar es que la alimentación es salud. Si queremos empezar a educar a las nuevas generaciones en una nutrición saludable deberíamos dedicar un rato a la semana a la organización de nuestra dieta.

 

1º Apúntate a los productos frescos y de temporada, siempre son más sabrosos y más económicos. Puedes hacerte un calendario con los que corresponden a cada momento.

2º Utiliza internet para comparar precios entre unos centros y otros y eso te ayudará con el ahorro.

3º Si tu tiempo es muy justo cocina dos o tres días para el resto de la semana. Los platos de cuchara y las cremas de verduras son muy sanas y se conservan muy bien. Las legumbres en algunos casos adquieren más sabor el segundo día.

4º Si compras productos preparados, mira los ingredientes y recuerda que no todos los conservantes son tan malos.

 

Y ya para terminar te diremos que es muy cierto ese dicho popular de “somos lo que comemos” así que tu alimentación debería de ser una prioridad.